Marta Reyes
Ser sensibles y humanos.

Yo creo que la actuación es un servicio a la sociedad para entendernos mejor como humanos y así saber quiénes somos.

Por Posh Editorial

Entrevista de Karla Muñoz. Fotos de Cintia Durán

Leer Más

Secciones


I: Actriz

Soy mujer, nací en Guadalajara, tengo 27 años. No estoy muy segura de cuándo fue el momento en que decidí querer ser actriz. Creo que, más bien, fue un proceso de adolescencia donde me estaba encontrando y caí en un taller de teatro por casualidad, sintiéndome muy cómoda con el ambiente. Encontré las respuestas a muchas preguntas que tenía en ese momento y, cuando me di cuenta que alguien además me podía pagar por hacer esto, me convencí de que podía hacerlo.

Empecé en el taller cuando estaba en la prepa y saliendo ya no lo pude dejar porque no sabía qué estudiar; mi familia no me apoyó en ese tiempo con mi desicion, y a esa edad yo quería ser todo, porque en la escuela siempre me dijeron que podía hacer lo que quisiera, y creo que cuando te dicen eso te preguntas
constantemente: «qué quiero hacer con mi vida». Y un dia me dije: «Si con esto estoy cómoda, por una vez en la vida tomaré una decisión que a mis papás no les guste mucho». Durante mi período de no estudiar seguí trabajando mucho como actriz, sin decirle a mis papás, hasta que un dia mi mamá, después de una función, me sugirió que estudiara teatro; yo había mandado mis papeles para estudiar actuación y aproveché ese momento para decírselo y empezar con mi carrera.

Entré a ese taller a los 17 años, «a la pura edad de los ángeles azules». uUn año después me empezaron a invitar a trabajar en algunas obras de teatro y cortometrajes.

Lo que más me apasiona de mi carrera es entender cómo nos conformamos como seres humanos.

Yo creo que la actuación es un servicio a la sociedad para entendernos mejor como humanos y así saber quiénes somos. Creo que eso ayuda a que seamos mejores personas, y a la vez creo que al ser espectadores de historias nos volvemos más sensibles y eso nos hace empáticos con todas las demás. Creo que en estos tiempos tan difíciles, sangrientos y de guerra, es lo que más nos hace falta: ser sensibles y humanos.

II: Ficción

Mi preparación para cada papel siempre es leer muchas veces el guion. Me gusta entender primero toda la historia. Trato de aprenderme los procesos por los que pasa el personaje para entenderlos mejor y me apoyo en internet buscando sobre los problemas de los que trata la historia y después en los que tiene el personaje. Procuro ver películas que tengan personajes que se asemejen a lo que estoy buscando, o también por el género o la problemática de la historia; libros, cuentos, poemas pero, sobre todo, música. Hago un playlist que me ayude a entrar en el mood que tiene el personaje para cada escena; eso me ayuda a entrar muy rápido en una situación cuando estoy en rodaje, porque es un tanto complicado convivir en esas circunstancias, y cuando se grita «Acción» uno ya tiene que estar completamente en esa ficción; la música me ayuda a trasladarme de inmediato y me deja muy sensible, por lo que creo que la escena fluye mucho mejor, o al menos no me esfuerzo por buscar emociones sino que salen solitas.

En rodaje me pongo los audífonos cuando me maquillan o necesito algun retoque, y es ese momento donde me concentro o entro totalmente en el mood del personaje; una vez me tocó ser la mamá de un niño, y yo no me sentía muy conectada con el personaje porque no soy mamá, pero con la música me pude conectar y fluir mejor para ese papel.

No tengo ninguna preferencia por algún tipo de género en cuanto a los personajes, porque me gusta experimentar todo tipo de papel. Creo que se necesita entender todos los géneros, y cada uno tiene cosas distintas, pero me gusta tener la fantasía de que algún día podré hacer de todo.

El ambiente en un rodaje es muy personal. Aunque no conozcas a nadie, con el paso de los días se van convirtiendo en tu familia; como que la convivencia es más profunda y se crean lazos muy fuertes y sólidos.

Creo que en estos tiempos tan difíciles, sangrientos y de guerra, es lo que más nos hace falta ser sensibles y humanos..

En cambio, los equipos de teatro son diferentes; hay producciones que pueden llegar a durar tres meses, hasta un año, y duran una temporada. Pero el ambiente me parece que es más de compañerismo, tienes contacto con todos, el director, actores y demás, pero no siento que la relación sea tan profunda como la de un rodaje, aunque este sea de 7 días, el hecho de estar todo el día sí cambia totalmente la relación que tienes con las personas de un rodaje a una obra de teatro.

III: Pasión

Es una vida muy desgastante porque involucra mucho compromiso a nivel humano; me refiero a ser extremadamente consciente de mis emociones, acciones e intenciones, pero a la vez me permite ver todo eso en las demás personas, y creo que eso me ayuda a no volverme loca y querer más a todos a mi alrededor.

Lo que más me apasiona de mi carrera es entender cómo nos conformamos como seres humanos. Por ejemplo, cuando eres mujer piensas que sólo vas a hacer papeles de mujer, pero la verdad es que llega un punto donde puedes ser de todo y entiendes los procesos de vida por los que vamos pasando, y esta carrera me regala entender no sólo mi situación sino el poder estar siempre en los zapatos de otros.


Comentarios de Disqus