Hacia una Guadalajara con vida pública

Por Posh Editorial.

Colaboración de

Paulina Díaz Boj


Publicado hace 1 mes 2 días



El concepto de “hacer ciudad” aparece cada vez más en redes, columnas del periódico, proyectos públicos y privados. Pero, ¿qué significa exactamente? Tal vez lo que yo pienso que significa ,para ti no sea del todo conveniente. Sin embargo, en algo tenemos que estar de acuerdo: la ciudad es para todos los que vivimos en ella.

Entonces bien, ”hacer la ciudad” debería inclinarse hacía un balance de acciones que nos beneficien a todos, sin importar: poder adquisitivo, modo de transporte, ubicación, desplazamientos, etc. Guadalajara ya ha tenido al frente un buen número de gobiernos que apostaron todo para únicamente una parte de sus habitantes: los que tenemos auto. En el sexenio de González Gallo, finales de los años 40 y principios de los 50, se demolieron cuadras enteras para la ampliación de avenidas, como por ejemplo: Juárez, 16 de Septiembre y Enrique Díaz de León. Esto resultó en una pérdida muy importante de arquitectura patrimonial en pro de lo que en ese momento significaba progreso. Sumándole a esta pérdida, el comienzo de la subestimación del espacio público en términos de planeación urbana en la ciudad. Desde entonces hasta ahora, se replicó la completa fe en el automóvil, y gracias a este error (crónico para muchos) la vida pública en Guadalajara no existe.

Claro que es responsabilidad del gobierno mejorar nuestra movilidad, desde una integración del transporte público con la planeación del desarrollo urbano. Pero, para que esta movilidad mejore, no sólo se trata de que unos pocos tomen decisiones y los demás nos quedemos sentados esperando que de un día para otro la situación se componga. “Hacer ciudad” se trata de tener claro que también es nuestra responsabilidad ser agentes de cambio, dejar de repetir la frase “esto aquí no se puede”, respetar al peatón –saber que al estar manejando un auto te encuentras en el último nivel de la pirámide de movilidad–, involucrarte con tu colonia para proponer ideas al municipio, si tu trabajo te queda cerca ¿Por qué no usar la bici? Nuestra calidad de vida se ve directamente influenciada por nuestros desplazamientos.
Están sucediendo cambios importantes en nuestra ciudad. Cambios que, si la ciudad se los apropia, podrían significar el inicio del rescate de Guadalajara. La próxima vez que un ciclista esté en tu carril, no le pites. La próxima vez que leas una nota en el periódico sobre otro proyecto de una calle peatonal, no te enojes (te hace daño), y tampoco des por hecho que va a ocasionar más tráfico, infórmate. La próxima vez que notes una ciclovía en donde antes iban autos estacionados, acuérdate que tu ciudad está cambiando para bien, para todos.


Comentarios de Disqus