Kissing war goodbye

Por Ruth Soltero.


Publicado hace 4 meses 4 horas



¿Qué es un beso? Más allá de la mera acción de besar, un beso es una confesión, un juramento, una promesa. En momentos de tristeza o melancolía es un consuelo, o una despedida. En momentos de felicidad y júbilo es un arrebato, el inicio de algo. Como los simples mortales que somos, nuestras emociones florecen con más fuerza de la habitual cuando algo inesperado que quizá queríamos, o no queríamos, sucede.

Durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, además de la ola de conflictos, violencia, muertes y todo tipo de enfrentamientos entre países, surgieron intensas emociones entre personas, conocidas o desconocidas. Fueran positivas o negativas, el lado racional e irracional que todos tenemos nos lleva a externar de distintas maneras lo que sentimos muy dentro de nosotros.

Uno de los momentos que más se veía y documentaba durante la guerra era el beso entre jóvenes parejas que las circunstancias terminaban separando. Este acto, que quiero llamar "de amor", entre dos personas se volvió el favorito para ser retratado entre los fotógrafos y periodistas comisionados con la tarea de plasmar el teatro de la guerra en esa época.

Fotografías de mujeres besando a sus parejas a manera de despedida, besos que parecen nunca haber terminado (por el abrazo en el que se encuentran inmersos), y que hacen suspirar a más de uno, nos remontan a momentos de mucha incertidumbre y a la promesa de la persona amada de que volverá sana y salva. Decenas de estaciones de trenes alrededor del mundo fueron testigos de las románticas (y un poco dramáticas) despedidas entre enamorados, y fotógrafos como Louis Faurer estaban ahí para capturar estos encuentros.

Pero como bien dice el dicho: después de la tempestad viene la calma, esa calma que significa el fin de un capítulo, de un conflicto, de una guerra. Una calma que a decir verdad, no suele ser muy calmada, puesto que amerita una celebración, porque así como hubo besos de despedida, no se hicieron esperar los del reencuentro.

Entre las fotografías más famosas del planeta se encuentra The Kiss tomada por Alfred Eisenstaedt para la revista Times. Retrata a un marino americano besando a una enfermera en Times Square momentos después de que se anunciara el fin de la guerra. Una imagen que puedo catalogar de lo más romántica. Lo interesante del asunto es la historia detrás de ésta. Eisenstaedt relata "En Times Square el día de la victoria contra Japón vi a un marino besando a todas y cada una de las mujeres que se atravesaban en su camino. Fuera anciana, joven, delgada o no, en realidad no había diferencia. Yo iba corriendo delante de él con mi cámara y volteaba a verlo pero ninguna de las posibles fotografías me satisfacía. Luego de repente, en un instante, vi que sostuvo algo blanco. Fue cuando volteé y congelé el momento en que el marino besó a la enfermera."

Probablemente mucha gente conoce la historia, y quien sólo ha visto la fotografía asumirá como yo que es un momento de apasionado júbilo. La manera en que el marino externó la intensa felicidad que lo albergaba en ese momento y quedó documentada en una imagen para la historia. Manifestaciones de amor durante la guerra que ayudaron en gran medida a conservar la humanidad en el mundo y que, más allá de su contexto, nos hacen querer vivir un momento de esa intensidad.


Comentarios de Disqus